jueves, 26 de enero de 2017

Las novedades del día en ecocosas.com





Las novedades del día en ecocosas.com

Link to Ecocosas

Posted: 16 Jan 2017 12:08 PM PST
La paradoja de los vasos deshechables
La actitud de optar por vasos de plástico en lugar de vidrio, se ha vuelto común incluso en los bares y restaurantes del mundo entero, y en casi todos los casos la excusa utilizada para su uso es el ahorro de agua, ya que al ser monouso no hay necesidad de lavarlos antes de tirarlos a la basura, pero esta es una verdad vista a medias.

La parte que convenientemente olvidamos o nadie parece conocer es que para elaborar un vaso plástico se consume aproximadamente unos 500 ml de agua mientras mientras que si lavamos un vaso convencional en el fregadero utilizaremos apenas 400 ml, y si usamos un lavavajillas el agua usada se reduce a apenas a 100 ml por vaso.
Por lo cual usar un vaso desechable para ahorrar agua es exactamente lo contrario.
Además de otras consideraciones como que el plástico no es un material renovable, ni tan fácilmente reciclable y la mayor parte de las veces termina en cualquier parte menos en la planta de reciclaje.
Claro que producir vasos de vidrio también cuesta agua, pero se calcula que en la vida media de un vaso de vidrio se utiliza unas 5000 veces, por lo que el agua usada en su fabricación se vuelve un valor marginal.

El vaso de papel es más de lo mismo, eso si su reciclaje insume mucho menos energía y agua que el del plástico.
Y algo similar pasa con las tazas de cerámica. le ecuación es simple reutilizar es ecológicamente mas inteligente que producir incluso si se produce a partir de materiales reciclados.
El problema es que en este mundo donde solo importa el dinero hemos creado la cultura del desechable algo que deja mucho dinero y a la gente le encanto, es rápido y "limpio" mientras nos cargamos el planeta a base de bien.

Guardar
Este es un contenido original de Ecocosas
Posted: 16 Jan 2017 10:27 AM PST
Noruega luego de prohibir la tala de árboles impone normas anti-deforestación a sus socios comerciales
Noruega fue el primer y único país en prohibir la deforestación. La decisión se anunció en 2016, y
aunque fue pensada para proteger los bosques noruegos, también se aplica a las relaciones comerciales entre empresas noruegas y otros países.

La decisión se tomó dos años después de que la nación se comprometió a promover la compra de materiales de construcción libres de deforestación. En ese momento, durante una reunión de la ONU sobre el clima y el medio ambiente, Alemania y el Reino Unido también expresaron su preocupación en la búsqueda de productos cuyo origen no fuese causante de deforestación o trabajo infantil o en situación de esclavitud.
La decisión de Noruega es extremadamente importante para el mundo porque anima a otros países a seguir el mismo camino. Este tipo de compromiso no es sólo que dejen de talar el bosque en sí, sino sobre todo lo crucial es que implica no financiar la deforestación indirecta y la destrucción de la biodiversidad en otros países.
A nivel mundial, la mayor parte del bosque es destruido para dar paso a la agricultura, especialmente la producción de soja y aceite de palma el primero usado en la ganadería y el segundo usado en prodcutos de los gigantes de la industria alimenticia como Nestle. Por lo tanto, la prohibición de la deforestación es también dejar de apoyar las actividades de este tipo que se producen sin control ni supervisión, de forma totalmente ilegal en vario países del mundo.
Noruega ya había hecho una alianza con Brasil en 2008, cuando proporcionó $ 1 mil millones para ayudar a combatir la deforestación de la selva amazónica. Ahora pretende presionar para que los países intercedan y pongan freno a las malas prácticas causantes de la deforestación. Noruega no pretende que el mundo deje de usar madera, sino que se use correctamente y sosteniblemente. La deforestación actual no la causa la demanda de papel o muebles y casas, sino las grandes plantaciones y las grandes extensiones dedicadas a la cría de ganado, todo bastante evitable si dejásemos de consumir tanta carne y aplicáramos sistemas de manejos sostenibles en la ganadería.
Este es un contenido original de Ecocosas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada